logo myworkup

La seguridad en la organización de eventos

A continuación te presentamos los 4 puntos básicos para controlar la seguridad en un evento:

1. Identificar y valorar una amenaza

En cualquier plan de seguridad, lo primero es identificar si puede haber algún tipo de amenaza. Para hacerlo, hay que analizar todas las circunstancias que rodean el evento. Se deben tener en cuenta temas como la ubicación, las instalaciones o las condiciones climáticas.

En cuanto a la ubicación, se examina la posible proximidad a barrios con altos niveles de inseguridad, sitios de difícil acceso, escasa iluminación y otros factores de riesgo.

La previsión meteorológica también es muy importante ya que puede influir directamente en la seguridad. Las tormentas intensas, sismos o inundaciones, pueden ser factores que afecten la duración del evento, y pueden llegar a ser un gran problema si no se tienen bajo control.

En cuanto a las instalaciones, por ejemplo en hoteles, se tiene en cuenta si existen medidas de seguridad como equipamiento de protección contra incendios, sistema de alarmas, control de accesos, circuito cerrado de televisión, etc.

 

2. Todos bien informados

La comunicación es primordial entre los diferentes implicados. Anfitrión, organizadores, trabajadores temporales, vigilantes de seguridad privada, y todo el personal involucrado en un evento, deben estar preparados para situaciones especiales que pudieran surgir. Todo el personal en general conoce los protocolos de actuación y además contar con profesionales especializados con la atención en situaciones de crisis y primeros auxilios

Algo sencillo de aplicar también puede ser contar con una lista de contactos de emergencia y saber a quién dirigirse en caso de un problema o incidente, que surja durante el evento.

3. Control de masas

 

Es importante tener siempre clara la ubicación general de la gente en el evento y en base a ello, tomar las precauciones necesarias. Cualquier reunión de personas, sin importar el objetivo, puede desencadenar en algún tipo de desorden. Al fin y al cabo, se trata de minimizar la posibilidad de que se formen grupos demasiado grandes por lo que es aconsejable mantener un movimiento continuo, fluido y controlado sobre los sitios más ocupados.

4. Control del contagio emocional

 

 

 

 

 

 

 

 

El contagio del pánico puede favorecer un desastre que requiera de medidas más intensas de seguridad.  La respuesta irracional a la percepción de un peligro, requiere un correcto y rápido manejo, y debe incluirse en la formación del personal encargado del control. No solo debe existir un protocolo de seguridad eficiente, sino que se debe hacer visible. Mantener la presencia de vigilantes alrededor del evento, genera una percepción de seguridad y autoridad que garantizan el orden.

Y por supuesto te recomendamos descargarte myWorkUp y completar al máximo posible tu perfil, esto aumentará tu reputación y es muy probable que te hagas con la próxima oferta de trabajo en eventos que lancemos.

Descárgate myWorkUp aquí:

Google_Play app_store

 

comments
0